9.8.07

Los extremos

...
Hay poetas a quienes una musa dicta sus obras, hay artistas cuya mano es dirigida por un ser desconocido que se sirve de ellos como de un instrumento. Para ellos no existe la fatiga, porque no trabajan y pueden producir, a todo hora, todos los días, en cualquier país y en cualquier estación: no son hombres sino instrumentos poéticos o artísticos. Su razón no tiene fuerza contra ellos mismos, no luchan y sus obras no muestran señales de lucha. No son divinos y pueden prescindir de sí mismos. Con como la prolongación de la naturaleza y sus obras no pasan por la inteligencia. Pueden ser conmovedores sin que las armonías que suscitan se hayan humanizado. Otros poetas, otros artistas, por el contrario, se esfuerzan, van hacia la naturaleza y no tienen con ella ningún contacto inmediato. Deben extraerlo todo de sí mismos y ningún demonio, ninguna musa los inspira. Habitan en la soledad y nada hay expresado sino aquello que ellos mismos han balbuceado, balbuceado tan a menudo que sonsiguen llegar a veces, de esfuerzo en esfuerzo, de intento en intento, a formular lo que desean formular. Hombres creados a imagen de Dios, descansarán un día para admira su obra. ¡Pero cuánta fatiga, cuánta imperfección, cuánta torpeza!
...
(Guillaume Apollinaire, Los pintores cubistas)

6 comentarios:

l i l i t h dijo...

cuánto terremoto con este señor!!!

acá sigo, leyendo aunque no siempre comentando...

Saludos

Cyrano de los Lobos dijo...

Interesante habr�a sido saber en cu�l prototipo de artista se clasificaba a s� mismo Apollinaire. Tengo para m� que en el primero, dentro de ese antiguo ser que conserva una cierta inocencia originaria, por encima o m�s all� de la raz�n, que crea su obra sin esfuerzo y casi de manera inevitable, como si jugara en un delirio que se forma a s� mismo sin plan ni premeditaci�n, renovando esa oposici�n que ya enfrentaba al "rom�ntico" y al "cl�sico" pues el primero cree en la espontaneidad creadora mientras que el segundo en las metamorfosis depuradas de la forma.
El rom�ntico se compadece de los esfuerzos del cl�sico. Al cl�sico le parece ef�mera la "inspiraci�n" del rom�ntico.
S�lo que, al parecer, ya no existe musa alguna: le decimos inconsciente, depresi�n, vac�o o hasta buena suerte.

ardilla dijo...

andaba paseando por aqui.... saludos!

LUDA dijo...

¿no hay musas? ¿o es sólo que gana the person from Porlock?

noemi dijo...

el cubismo es la maravilla de lo fragmentado, como lo es el pensamiento y la vida toda.

besitos.

Cyrano de los Lobos dijo...

O bien, no hay musas, sino dioses, ninfas y seres mitológicos que se convirtieron en entidades mentales subterráneas cuando la ciencia les expulsó del pensamiento occidental, según Calasso.